sábado, 4 de julio de 2009

Transformaciones

Estoy un poco cansado de los años 80, la verdad. En los últimos meses he estado metido (y os he estado metiendo, queridos lectores) en una especie de "time warp" ochentero y ya va siendo hora de cambiar de orientación. Imagino que revisitar los 80 es inevitable y que aún saldrán por aquí muchas cosas de aquella época, sobre todo del inicio de la década: no oculto que tengo en mente escribir sobre películas de entonces ("Liquid Sky", "Scanners"), tengo pendiente todavía algo sobre dúos de música tecno británicos, le he dado muchas vueltas a escribir sobre Bret Easton Ellis (con quien coincidí una vez en un WC... y no penséis mal), y algo caerá sobre la música disco de en torno a 1980. Pero, no sé, todo el mundo está metido en el mismo revival nostálgico y me está empezando a dar mucha pereza, por mucho que sea lo que conozco bien de verdad.

Así que, como los años 70 están igual de manidos y sobados, he pensado bucear un poco en los 90, que es una década con una identidad mucho más difusa, lógico teniendo en cuenta todo el batiburillo finisecular que se venía encima. [acabo de escribir "batiburrillo finisecular", este blog va por fatal camino]. ¿Y qué es lo que me viene inmediatamente a la mente cuando nombro los años 90? Pues qué va a ser, Melrose Place.



A mediados de los 90 yo hacía horario de trabajo hispano a la antigua, es decir, con parada de 2 a 5 para comer. Comía rápido y me metía la sesión doble que daba Tele5 de 90210 (ahí dormitaba) y Melrose Place. La sintonía, que es bestial, me despertaba del letargo, y las imágenes de Thomas Calabro ya me ponían a tono. MP es una sopópera clásica, con mala malísima interpretada por la heredera de Morgan Fairchild, Heather Locklear, una diva "trash" y una superviviente del celuloide como ha habido pocas. Mi personaja favorita de la serie era Sydney, la pelirroja putón que interpretaba Laura Leighton.

Cuando fui por primera (y única) vez a Los Ángeles, ciudad infernal que me espantó y a la que, sin embargo, me siendo atraído sin remedio, me puse como una colegiala histérica cuando me di cuenta de que iba conduciendo por Melrose Place. Empecé a buscar el patio de vecindad donde ocurría la serie pero, claro, no existe, todo era falso, se filmaba en un estudio. Aquel día acabamos comiendo una pizza infame en Frankie and Johnnie, en Santa Monica Boulevard, en cuya pared de vileda atiborrada de firmas de famosillos de medio pelo encontré la de mi adorado Jermaine Stewart. Aquí está la prueba.



Sólo he comido una pizza peor, en un lugar llamado Riihimaki. Os lo cuento en otro momento.

Si escribo sobre Melrose Place es en parte porque perdiendo el tiempo en YouTube el otro día encontré este vídeo en el que sale Marcia Cross (sí, Bree van der Kamp en "Desperate Housewives"). Interpretaba a Kimberly, una cirujana con trastorno bipolar que acaba poniendo una bomba en los apartamenteos donde vivían todos los protagonistas. Una joya. No recuerdo bien lo que pasa, pero me parece que en algún momento le hacen algo así como una trepanación y se queda calva, viéndose obligada a llevar peluca. En esta escena, ¡atención!, se la quita y enseña el cartón. En su momento fue lo más.



La serie era idea de Darren Star, que luego se sacó de la manga "Sex and the City" y además de Marcia Cross salieron de ella Doug Savant (Tom Scavo en "Desperate Housewives; su papel del enfermero Matt en MP es uno de los primeros gays de la TV más generalista) y Kristin Davis, que luego haría de Charlotte en "Sex and the City".

La verdad es que cuando vi el vídeo de la peluca se me ocurrió hacer una entrada sobre transformaciones de película (de ahí el título), como la de Schwarzenegger en "Total Recall" (joyón de los primeros 90):



Pero desistí de mi idea, demasiado complicado hilar tan fino con este calor.

En "Total Recall" también sale Michael Ironside, un actor secundario buenísimo que (casi) siempre ha hecho de malo malísimo. También hacía de las suyas, con el poder de la mente, en "Scanners", primera película de David Cronenberg. He aquí una muestra:



Qué mono. Pero me alejo de este camino, que me lleva a los 80 de nuevo y ya he dicho que no. Me quedo con el chico más guapo de los 90, o al menos uno de ellos, tan olvidado que no tiene cabida en mi serie recién iniciada porque de él nunca más se supo. Se llama Johnathon Schaech y era el cantante del grupo "The Wonders" en la película "That Thing You Do", la única que hasta ahora ha dirigido Tom Hanks. Alguna vez tendré que contar que me han confundido en ocasiones con Tom Hanks. Qué cosas. Aquí tenéis al Johnathon Schaech (vaya nombrecito) cantando la canción que da título a la peli, al loro los labios, los dientes, la nariz, los pómulos y las cejas. Si es que las cejas y los antebrazos son lo más sexy que hay.



Por cierto, que la cancioncita, si no fuese tan hiper-prefabricada podría tener su hueco en la lista de canciones pop perfectas... Me quedo con el buenorro de Johnathon (sí, con "o"), que sigue estando de muy buen ver, y con Liv Tyler, a quien siempre he encontrado tan maravillosa como irresistible.

En fin, que me ha salido una entrada de lo más rara, ya lo decía al principio, estoy en un "time warp" extraño. De nuevo, los primeros 80: "Warp", de New Musik, que hay que escuchar hasta el final. Polo, no te me quejarás...



Debido a viajes laborales múltiples pre-vacacionales y al extravío reciente del ordenador portátil utilizado en los mismos (me van a despedir, como si lo viera), este blog no se actualizará tan a menudo como me gustaría.

15 comentarios:

Josito Montez dijo...

Kimberly rules. Supuestamente moría en un accidente de coche y luego reaparecía, loca como una cabra y con una cicatriz en la cabeza del tamaño de Arizona.
Fue cuando empecé a amar a Marcia Cross.

Saludos.

Breckinridge dijo...

Es verdad, Josito, tienes toda la razón, no era una trepanación sino un accidente. Es casi imposible acordarse de todas las tribulaciones de los personajes de MP, las historias eran tramebundas.

Gracias por pasarte! Abrazos.

The Aloofness dijo...

Kimberly tambiEn ha sido siempre de mis preferidas. Desde hace unos meses me he vuelto a enganchar a MP pero en turco, la estan reponiendo en el satElite digital de por aquI (esa y DinastIa). Los Ultimos espisodios que he visto son en los que Alison empieza otra vez con el lingotazo de whisky, Kimberly y su novio el doctor (ex de la rubita del pelo corto) secuestran al bebe de la morena que vive con Jack y la hermana mala malisima de la rubita, que aunque has dicho su nombre ahora no lo recuerdo, es secuestrada en un coche.

Uno de los mejores episodios es el de la bomba, cierto es y final de temporada claro, pero tampoco esta nada mal el episodio en que Amanda es visitada por el espIritu de la muerte, viva la referencia cinematogrAfica recurrente!, y asiste a su propio funeral donde no hay nadie para darle el Ultimo adiOs. En ese episodio Amanda hace un amago de enmienda que casi destrozarIa al personaje si en los siguientes no volviera al reverso tenebroso, cosa por otro lado que todos esperAbamos.

Con respecto al Sr. Johnathon Schaech me lo he encontrado en algunas tivimuvis y solo te voy a decir que me lo he tragado todo solo por verlo a el y pensar en la posibilidad de que se quitara la camisa o camiseta (cosa que ocurre en la mayorIa de sus pelIculas). Eso sI, me parece que en Hush estA igual o mAs interesante que en The Wonders...

Y mAs cosas que me dejo en el tintero porque intentar alojar una entrada tan jugosa en una mente tan dispersa no es tarEa fAcil.

Un besote y felices medias vacaciones o como sean de enteras

Manuel Sánchez de Nogués dijo...

Tengo un recuerdo deshilvanado de los noventa, especialmente de los primeros años de la década que pasé fuera de España inmerso en otra cultura, antagónica hasta cierto punto de la occidental. Así, ni vi Sensación de vivir (si tú, Breckin, te quedabas dormido, es que debía ser bastante mala y, por lo tanto me fio de tu gusto) ni tampoco Melrose Place. A Marcia Cross no la vi hasta que apareció Bree Van Der Kamp (qué me gusta ese nombre, tan largo y tan contundente con tantos monosílabos)en nuestras vidas en el personaje con más aristas y complejo de todo Desperate Housewives.

Creo que para poder hablar de los noventa necesitamos distanciarnos más en el tiempo, de mismo modo que han tenido que llegar los dos mil para poder analizar y revisitar los ochenta. Por eso, Breckin, creo que aún la vemos algo difusa. Seguían las hombreras, se puso de moda la bisutería, sólo se hablaba del pelotazo y la corrupción, y Ana Botella era líder de opinión en el canal de las mammaciccio, Leticia Sabater masacraba a pequeños y mayores y Antonia dell'Atte se moñeaba con la Obregón (qué pena que no acabase con ella...). Sí, hay bastantes elementos para analizar de esa década....

Y musicalmente, para mí, los noventa son M People y la consagración de los Pet Shop Boys

Breckinridge dijo...

¡Aloofness! Muchas gracias por el comentario y sobre todo por repetir visita. Ya tengo pasión turca en mi blog... Hablo poco de Amanda en mi entrada, quizá porque el personaje de mala malísima ya estaba muy manido para entonces y lo divertido de MP era la dispersión de protagonistas. Y Johnathon... ¡ay, Johnathon! Me voy de trabajo, no de vacaciones, éstas tendrán que esperar hasta agosto...

Manuel, Sensación de vivir era mala, como tantas otras series que me he tragado religiosamente, pero a mí me pilló con 30 años, demasiado mayor para que pudiese interesarme. Aunque, como me gustan las estrellas más trash, me descubriese a Shanon Doherty, de quien soy fans. M People, gudjevens, de qué cosas te acuerdas. "Who do you think you are?"

coxis dijo...

Con Melrose Place tengo yo una cosa singular. Cuando empezaron a emitirla me parecía un horror, estaba yo en fase "La doble vida de Verónica" y escuchaba Lito Vitale y veía Música N.A.

Resulta que un buen amigo era adicto y siempre hablándome de Amanda por aquí y Amanda por allá, que si la Kimberly que si la Sydney, que un día me senté a verla y me piqué. Me hice Melrose Place adicto (menudas tramas al final, ya no quedaban alternativas de "quién-se-acuesta-con-quién"), hacía palomitas y me sentaba a ver qué maldad se le ocurría a Sydney (es cierto que era la mejor con diferencia)

y que la semana laboral sea leve, y que aparezca el portátil, y siempre todo lo mejor.

theodore dijo...

Como nunca ví MP, no puedo comentar nada, así que me centro en el cine. Y el repelente Zío no puede dejar pasar un detalle que le ha hecho sonreir (Liquid Sky), uno que le ha hecho asentir (Total Recall), y uno que le ha hecho saltar del asiento: SCANNERS PRIMERA PELICULA DE CRONENBERG???? Ay ay ay, si no te adorara tanto te daba un capón. Antes hizo Cromosoma 3, con nuestros amados Oliver Reed y Samantha Eggar; "Vinieron de dentro de..." (inenarrable) y la hipertrash "Rabia", con la ex-pornostar Marilyn Chambers. Incluso tiene alguna otra cosa desconocida en medio.

Cronenberg y Verhoeven son capaces de lo mejor y lo peor. Yo de DC no aguanto Crash (bueno, y la "otra" Crash menos todavía) y adoro eXistenZ, por ejemplo.


Y si no me equivoco, la presentación al mundo de Jonathon fue en la babosa "How to make an american quilt" (donde reside el amor, se llamó aquí), en bañador. Recuerdo que en el cine se oyó un suspiro general (masculino, femenino, joven y viejuno) cuando salió el muchacho en todo su "esplendor en la carne". Por si alguien no conoce la escena, aquí la tiene: http://www.youtube.com/watch?v=_KxYm0NGjBs

Batiburrillo finisecular. Mola.

Muakks.

Anónimo dijo...

Yo no veía Melrose Place.

Sensación de vivir me pilló cuidando niños en los USA, lo veía la niña de 7 años a escondidas de sus padres. Además de que los supuestos adolescentes/estudiantes estaban cerca de la treintena (cual cojo Manteca), y además de lo horrenda que era Tori Spelling, recuerdo mi obsesión particular: Shannon Doherty también carece de cuello.

besos
Notorious

Anónimo dijo...

Qué contundente me ha quedado eso de que yo no veía MP, a modo de frase-párrafo. Habría quedado mejor una frase estilo Mazagatos "lo sigo desde hace tiempo, pero hasta ahora no he tenido la suerte de poder ver un capítulo..." (bueno, algún capítulo sí que vi, no soportaba a la tal Alison, con una mandíbula horrenda ni a su novio Billy, que era -adivina- cuellicorto)
Notorious

Stanwyck dijo...

A mi, "Sensación de Vivir" me gustó al principio, cuando todavía estaban probando los personajes y las rubias eran malas y Brenda y Brandon eran paletos. Luego, perdí interés.
Nunca me enganché a MP. Lo bueno tardó una par de temporadas en llegar y me pilló en mi etapa monástica. Además, me obligas a reconocer que hubo una época en la que era menos petardo e intentaba ser serio...
Recuerdo "How To Make An American Film", incluso cuándo y con quién fui a verla, atraídos por la Winona. Recuerdo al macizo, pero no tenía ni idea de que hiciera más cosas, lo perdí de vista. No es del todo mi tipo....
Ya no sé si te leí una mención a los nuevos modelos de familia -y los cambios en los patrones sexuales, que hoy diría de "géneros"- o si soñé que te leí esa mención. Claro que me acuerdo. Qué susto que os daba cuando escribía esas cosas, incluso la última vez. "No se han enterado de nada de lo que has dicho, por eso te han aprobado", es lo que me dijo José Luis al final.

Breckinridge dijo...

Yo aqui diciendo que estoy de viaje y me meto a ver quien dice que. Comentarios!!! YES!!! Me temo que escribo sin enhes ni acentos, asin que perdones.

Coxis, si tu eres la worsa, como podias dedicarte a la musica NA (a la que yo estaba enganchado, aunque "in the back of my head" siempre sonaban las hermanas goggi). Sydney era la peor, por tanto la mejor, y la mas guapa.

Theodore, has comprobado lo ignorante e indocumentado que soy. Que te lo digan Notorious y Stanwyck, todo en mi es falso. Recuerdo Scanners como si fuese ayer, gano el premio del iMAGFIC, festival que ya no existe y al que yo era asiduo y adicto. Ya hablaremos de Liquid Sky. Y how to make an American Quilt no era nada babosa, yo estaba en plena fase hetero, con Winona de idola. Pero con el rabillo del ojo me fijaba en johnathon, of course.

Notorious-Mazagatos, le sacas poco partido a tu etapa filipino-neoyorquina. Cuando nos veamos en NY dentro de poco hablamos sobre el tema. Me voy a hacer una reduccion de cuello para gustarte mas.

Stanwyck, no sabia que JL te habia dicho eso. Yo siempre he comprendido lo que escribes... creo. Otra cosa es que sea demasiado para mi, que tambien. Y menos mal que el mundo nos tiene a ti y a mi para cambiar los patrones familiares. Te das cuenta de que (creo) ningun/a lector/a de este blog tiene una familia 'convencional"?

Besos desde... mejor no digo donde estoy. hace calor y humedad, estoy al sur del tropico de cancer y al norte del ecuador, en el hemisferio occidental, en un lugar donde no se habla castellano. toma.

theodore dijo...

Y los tíos están buenos?

polo dijo...

No, no, Breckin´, no te vayas por favor. ¿Concurso para adivinar dónde estás? Uff.

Lo siento: no vi nunca MP ni me tentaba. Los noventa: ahora estoy por ellos. Es verdad que han saturado los ochenta (excepto Duran y Tino Casal).

...aunque New Musik está muy bien. Gracias. Suena a Buggles en vanguardista (?).

Feliz viaje.

Breckinridge dijo...

Ziodor! Tios buenos, y feos, hay en todas partes y este lugar no es distinto.

Polo, tenemos que hablar de Tino Casal, una de las grandes incognitas de los 80.

En una entrada proxima os cuento donde estoy. Con foto piscinera.

Stanwyck dijo...

Nomi se viste de Versasss o ¿es que no has visto la película?