domingo, 9 de noviembre de 2008

Mitos Eróticos. Parejas

A veces los mitos eróticos me vienen en forma de pareja, y me resulta inevitable que me gusten ambos componentes de la misma, o que por separado no me gusten. O no me gusten tanto, no sé si me explico.



Yo no sé cómo lo hace pero Warren Beatty siempre tiene cara de haber echado el mejor polvo de su vida. Quizá sea cierto porque, como dijo Shirley MacLaine, ella es la única actriz de Hollywood a la que no se ha tirado, y ello debido únicamente a que son hermanos. El Sr. Warren ha tenido multitud de parejas, pero a mí me gusta en compañía de Julie Christie. Por separado me gusta casi más ella que él, juntos me parecen irresistibles. Beatty tuvo otra pareja espectacular, Michelle Phillips (de Mamas and the Papas) pero me quedo con Julie y su cara de estar esclavizada en la cama, y encantada. Me pregunto que será de la vida de WB, casado sexagenario con Anette Benning, ahora que ésta ha pasado a engrosar las filas de las deformadas por la cirugía (¿por qué lo hacen? Un retoque, vale, pero ¿cambiarse la cara entera para parecer la cuarentona que nunca fue?) Dejo una segunda foto de JC con WB barbudo. Aún más guapo.



James Taylor podría haber entrado en mi panteón de melenudos y, en su caso, bigotudos. Lo que pasa es que a mí JT me gusta sólo de dos maneras: cantando o en compañía de Carly Simon. Me ocurre un poco lo mismo que con la pareja anterior: me gusta más ella que él.

James Taylor, antes de quedar hecho polvo por la heroína, perder el pelo, divorciarse de Carly y hacerse mayor, limpio de drogas y predecible, era muy atractivo, muy de my gusto 70's. Pero es con Carly Simon, sus ojos transparentes, su boca inmensa, dientes peligrosos, melena espesa y, sobre todo, esa pinta de niña bien metida a hippy-moderna cuando JT reluce de verdad. De nuevo dejo una segunda foto.


Soy un pesado, lo sé, siempre dándole vueltas a lo mismo. Pero no me puedo resistir a incluir a Ana y Johnny, aunque ya les he dedicado más de un post y los he citado montones de veces. Es que la gente no me cree, pero mi despertar sexual se lo debo a ellos. De nuevo, me gustaban los dos a rabiar. Johnny era guapísimo, de eso no hay duda. La cicatriz del labio superior le daba además un morbo adicional muy especial. Ana era maravillosa, modosa y viciosa, con esa cara de niña buena, esa voz que no era de este mundo y que decía aunténticas barbaridades a grito pelado. De verdad, yo tenía poco más de diez años y ellos me hicieron darme cuenta de que el amor, el de verdad, el que se expresa por la entrepierna, existe y además da mucho gustirrinín. Me atrevería a decir que justifica nuestra existencia, pero hoy es domingo y estoy relajado así que no me pasaré de la raya.

¡Pobres Tina y Carmela! Eran la bomba. A mí no me gusta la rumba ni el flamenco. El flamenco no me gusta nada, no lo comprendo. Y sí, me molesta que por esos mundos se crea que todos los españoles llevamos en la sangre el flamenco y los toros (soy abolicionista, por supuesto). Pero Las Grecas marcan época. Y otras cosas también, con esos pantalones tan apretados. A mí me parecían lo más sexy que me había echado a la cara nunca. Y no, no son el típico "one-hit wonder", que también son responsables de "Anabalina", que es como la alianza de civilizaciones pero treinta años antes y, además, sin la barriga indecente de Moratinos. Es una pena que no haya más vídeo que éste, casero. "Salam Salam Maleikum Maleikum Maleikum Salaaaam", se desgañitaban las pobres. Y no es sólo lo musical lo que me gusta, que me encanta, sino todo el conjunto en sí, que exudaba un sexualidad que yo no comprendía pero sabía que estaba ahí.



Más bien al contrario, sí que lo comprendía, y qué bien lo comprendía, respecto a Starsky & Hutch. ¡Ay, qué recuerdos! Pegadito a pantalla me tenían desde un buen rato antes de que empezara la serie en nuestra TVE de los 70.
Por cierto, hago un inciso: el mejor regalo que me hicieron por mi reciente cumpleaños, fue un ¡Hola! del año 75. ¡Gracias mágicas, Anabel! Todos los que estábamos de festolín nos pusimos a leerlo enfervorizados, sobre todo al llegar a la programación de televisión. La primera empezaba a las 13:45 y cortaba a las 16:30 para volver a empezar a las 18:45. No había otra cosa (bueno sí, tres horitas de noche en el UHF, la 2). Así hemos salido algunos. A lo que estaba: yo me apalancaba ante la tele antes de los títulos de crédito, no me fuese a perder el nanosegundo de secuencia en que salen ambos en la sauna con toallita y pistola. Hombre, en realidad a mí me gustaba Paul Michael Glaser. A David Soul lo veía más como para chicas, de hecho cu cancioncilla del verano fue un himno de fans y a mí aquello no me gustaba nada. De nuevo, por separado no les veía tanta gracia, pero juntos me resultaban irresistibles. El coche, los mafiosos negros. Qué tiempos. Dejo otra foto, que la he encontrado en los basureros del ciberespacio y me ha hecho mucha gracia. Espero que guste...

Termino ya. Y lo hago con la pareja protagonista de la mejor serie de televisión de todos los tiempos. Y quien diga otra cosa, que lo justifique.

Menuda secuencia de títulos. Barcos, Ferraris, tetas moviéndose al tuntún de los bongos (bueno, en realidad son Rototoms, pero no quiero pasarme de enteradillo), loros, flamencos, Jai Alai, bikinis, skyline, arquitecturas postmodernas. Y una música bestial. Al contrario que en Starsky y Hutch, los protagonistas, Crockett y Tubbs, no salen en la secuencia de títulos. A mediados de los años 80, yo ya era un chico mayorcito y no me valía cualquier cosa. Jamás me ha gustado el tipo "guaperas" a la Don Johnson, aunque haber estado casado, dos veces además, con la Griffith tiene mucho mérito. Philip Michael Thomas era muchísimo más atractivo, sin duda. Pero, de nuevo, tenían que estar juntos, en pareja. Por separado no me gustaban ni el uno ni el otro. Pero los trajes gris perla brillante con camiseta rosa recortada del uno, y las chaquetas cruzadas y entalladas, con buena hombrera, del otro, eran para mí un referente fundamental. Además, la serie era buena de verdad, con muchas referencias a hampas cubanas, corrupción policial, drogas de todo tipo, submundos varios (incluido "leather") y miserias de todo tipo. O sea, todo lo que me gusta. En la sexta temporada salió Jermaine Stewart en la serie, vestido con chaps de cuero blaco con flecos. ¿Qué más se puede pedir?
Por favor, que no haya menciones a secuelas cinemátográficas de S&H o de Miami Vice. ¿Cómo se pudieron atrever?

9 comentarios:

Stanwyck dijo...

No quiero dármelas de joven, porque la diferencia de edad entre nosotros es pequeña y, con el paso del tiempo, se hace cada vez más y más pequeña. Sin embargo, me da la sensación de que era bastante más grande en nuestros "años formativos" [el tiempo es elástico o relativo]. Lo digo porque compartimos muy pocos mitos eróticos -del pasado; en el presente, a los dos nos gusta Iker, por ejemplo- y, de todo lo que cuentas, sólo comparto contigo la excitación del segundo de S&H en la sauna. MV me gustó mucho y, luego, dejó de gustarme: le ganó "Luz de Luna".

Breckinridge dijo...

Yo creo que salvo, como dices, Iker, tenemos gustos distintos. de todos modos no pienses que ésta es la panoplia completa. Quedan muuuchos mitos eróticos. No he empezado con las trans, por ejemplo, ni con el producto nacional. He dejado ver mi predilección por las chicas modosas y viciosas pero aún queda detallarlo. Y luego faltan "los de verdad". Algo me dice que ahí sí que vamos a estar de acuerdo.

antoñita mary dijo...

Si, aquellos años de solo 2 cadenas de Tv. .. y la tele en blanco y negro(ahi era aùn un chavalin).. bueno, WB el guapazo de Warren, si que hacia muy buena pareja con Julie C. se les notaba soñadores guapos y con mucha vida sexual.
Desde luego Annete B sabe lo que hace teniendole bien amarradito,la fama de sus atributos es bien conocida.

Starsky y Hucht... bueno, tampoco era mi serie preferida, pero en aquellos tiempos veiamos lo que tocaba; un dia S y H , otro dìa Cannon, otro McCloud, o los Angeles de Charly...
eramn dìas que no saliamos de casa y tragabamos lo que hubiera.

Una cosa màs: para engrosar tu lista de babudos guapos eròtico festivos. Cat Stevens. subire una foto de èl en mi blog mañana, hoy no tengo ganas ni tiempo de actualizar.
salud

PasaelMocho dijo...

Vamos, que después de mi retro ochentero ahora vienes con éstas para que ya me entre el complejo de mayora total.

No comparto tus mitos eróticos, yo por aquel entonces era de Farrah. Y los de Miami Vice me daban super-repelús

Breckinridge dijo...

Antoñita Mary! Bienvenida al Blog y muchas gracias por tu mensaje y por ponerme un enlace en el tuyo. A Cat Stevens lo tengo en una entrada anterior sobre barbudos y melenudos, en la serie Mitos eróticos que Mr. pasaelmocho no parece compartir. Menos mal que hay gustos para todos. Yo creo que está celosón porque voy a ganar su concurso musical. Y me he dado cuenta de que me he olvidé un par de ellas al contestar demasiado rápido. ¡Qué nervios!

Polo dijo...

De todos ellos creo que gana Warren. Las Grecas me suena un poco a lástima morbosilla. Y James Taylor, como que no (por blandito).¿Es verdad que Madonna también pasó por los brazos (es un decir) de Mr Beattiful? La idea de las parejas me parece muy original... También podría ser con tríos...

Breckinridge dijo...

Lo de los tríos lo tenía en mente pero creo que no lo haré porque se me queda en los Ángeles de Charlie y el trío Acuario, y los blogs están llenos de ellas... Y sí, Madonna tuvo un affaire con el bello Warren, en la etapa Dick Tracy (salen juntos en "In bed with Madonna", que es del año 91, creo, anda que no ha pasado tiempo). Gracias por el comentario!

Polo dijo...

Se me olvidó apuntar que la cancioncilla del verano por David Soul tal vez fuera la preciosidad de "Silver Lady"... ¿O no?

Breckinridge dijo...

Efectivamente, Sr. Polo, era "Silver Lady" y me ponía malo de los nervios... Los mitos, eróticos o no, caen con una facilidad pasmosa.