miércoles, 23 de julio de 2008

La Plaza del Alamillo




Siempre me estoy citando a mí mismo. Hago referencia en esta ocasión a dos comentarios de posts anteriores. Al hablar de las librerías que me gustan me referí a "Arranca Thelma" que está en la Plaza del Alamillo de Madrid. En dicha plaza, un rincón del Madrid antiguo de un encanto muy especial, se desarrolla una parte importante de la película "Tacones Lejanos", de Almodóvar, que mencioné en mi post anterior. En la película, al regresar Marisa Paredes a Madrid le pide al conductor del coche que la lleve a la Plaza del Alamillo y le dice a Victoria Abril, su hija, "la he comprado". Se refería al piso donde había nacido y crecido, un semisótano desde donde veía pasar a la gente y en el cual se instala. En esa casa se desarrolla toda la escena final, donde madre e hija se reconcilian justo antes de la muerte de Becky del Páramo, el personaje de Marisa Paredes. Ya lo dije en el otro post, me gusta mucho Tacones Lejanos, que aquí pasó con poca gloria pero fue un éxito enorme en Francia. Tiene por cierto una secuencia de títulos, con los "sketches of Spain" de Miles Davis de fondo, fabulosa.

El otro día, pasando por la plaza, que me pilla cerca de casa, vi que el piso de la película está en venta. No soy yo tan fetichista de "almodóvarbilia" como para comprarme el piso, pero no me extrañaría que para alguien fuese un elemento a tener en cuenta a la hora de elegir vivienda o que la agencia inmobiliaria utilice la vinculación a la película como señuelo. La plaza es en realidad un cruce de calles peatonales en cuesta, como toda esa zona del viejo Madrid que parece caer hacia la calle Segovia. En un lado de la plazuela hay un álamo que le da nombre, viejo y grande pero sin copa, da la impresión de que qudó hendido por un rayo como en el poema de Machado. También hay un restaurante mexicano muy famoso en el que reconozco que nunca he estado. Y la estupenda librería de la que he hablado. Es un espacio urbano público abierto al disfrute de todos: si hay algo que no me gusta de Madrid es la privatización de los espacios públicos, sobre todo en el centro, que está invadido de terrazas, mesas, sillas y sombrillas de negocios privados, haciendo beneficio con lo que debiera ser de todos. Además, en la plaza, que a diferencia del resto de la ciudad es un remanso de paz y silencio, siempre parece sonar música, que seguramente viene de la ventana abierta de algún vecino.

Puedo comprender la inercia del personaje de Marisa Paredes en la película. Soy muy poco dado a la nostalgia pero entiendo que uno se encuentre a gusto en los lugares donde ha sido feliz y, sobre todo, donde se ha sentido protegido. Cada vez que voy a ver a mi madre, a la casa donde crecí, se me mezclan las sensaciones. Por un lado reconozco el entorno protector y reconfortante, por otro me doy cuenta de lo distinta que es mi vida a cómo la imaginaba cuando aún estaba en casa y agradezco haber sabido encontrar mi hueco en este mundo. Pero me refiero aún a ella como "casa" cuando mi casa, y mi vida, están en otro lugar. Cercano a la Plaza del Alamillo.

6 comentarios:

Homo-Sapiensis dijo...

Lo bueno es que puedes pasar y pasear por ese lugar cada vez que quieras, ya que lo tienes cercano... Quien quita que la energia de los deseos y anhelos que te inspiran ese lugar, hagan que con el tiempo vivas allí... Un abrazote amigo

coxis dijo...

Ya lo decía Marisa/Becky
"Señor conductor, ¿puede llevarnos a la Plaza del Alamillo?"

coxis dijo...

y si yo fuera un rico heredero y/o excéntrico millonario o me tocara la primitiva desde luego que me lo compraba...
Buen finde

Breckinridge dijo...

Lo de "Señor conductor" era buenísimo, me encanta esa escena en la limusina (o muselina que decía, según dicen, la Cantudo). Y también citas a la "ria heredera" que es lo que una de las Diabéticas le suelta a Rebeca/Victoria tras el polvo cerdo con Bosé. Buen finde (ya iniciado en Madrid, hoy es festivo, Yess!!)

Breckinridge dijo...

Y gracias a ambos, homo-sapiensis y coxis, por la asiduidad. A través de estos comentarios uno va creando unas amistades espléndidas. Abrazos fuertes.

Homo-Sapiensis dijo...

Es un placer amigooo! ;)