sábado, 17 de enero de 2009

My own way

Dedicado a Polo.

Hay cosas de mí mismo que no comprendo. Una de ellas es mi rechazo a los primeros años 80 o, cuanto menos, mis dificultades para repasar una época esencial en la definición de lo que soy y de mis gustos. He escrito en este blog sobre música de los 80, hace poco sobre los Pet Shop Boys y antes sobre, por ejemplo, Jermaine Stewart, pero en ambos casos me estaba refiriendo a la segunda mitad de la década, un momento además mucho más difícil para mí que los primeros 80, cuando todo era relativamente sencillo y feliz, todo lo sencilla y feliz que puede ser la vida de un adolescente, claro. Y sin embargo esos años tan definitorios se me resisten.

En 1980 yo iba, poco antes de cumplir 16 años, al estreno de Pepi Luci Bom, nada consciente de lo que eso significaba en la cultura de nuestro país; pocos meses después empezaba a tocar en mi primer grupo (cuando llegué, hacían versiones de "Stairway to Heaven" de Lep Zepellin y de "London Calling" de los Clash -vaya mezcla-: al cabo de un mes ya tocábamos música disco). En 1982 empezaba a ir a la Universidad e iniciaba mi aprendizaje, a fuerza de sesión doble casi diaria, en la historia del cine (sobre todo en los desaparecidos Cinestudio Regio, el Bogart y el Covadonga). También empecé a leer con algo más de criterio, aunque rápidamente me di cuenta de que me gustaba tanto Milan Kundera como Anarcoma y decidí seguir tragándome cualquier papel impreso que pasase por mis manos, sin excesiva discriminación. En el verano del 81 tuve mi primer trabajo remunerado y en seguida comprendí la importancia de la independencia económica. Con excepciones tasadas (el año que me pasé estudiando en Paris, por ejemplo) no he dejado de trabajar desde entonces.

A primeros de los anos 80 yo tenía la impresión de que empezaba un mundo nuevo. Era cierto: estaba empezando la revolución conservadora cuyos coletazos finales vivimos hoy. Pero yo no era consciente de ese cambio sociológico y cultural. Supe que ese mundo nuevo se iniciaba cuando escuché los primeros compases, al ritmo del disparador automático de una cámara de fotos, de "Girls on Film" de Duran Duran, mi grupo favorito de todos los tiempos. Sí, mi grupo favorito de siempre pero, como me recordaba (recriminaba, más bien, y con razón) Polo hace poco, no están incluidos en la lista de mi música favorita en el perfil de Breckinridge. Y mira que el perfil está currado. No me explico la ausencia, que debe ser freudiana. Es una de esas cosas de mí mismo que como decía no me explico y sólo le encuentro la justificación de mi dificultad en repasar los primeros 80.

Así que me planteo dedicar algunas entradas de este blog a los fabulosos chicos de Birmingham. Lo tenían todo: eran guapos, con un look andrógino a la última, componían canciones pop perfectas con arreglos tecno ultramodernos, estribillos inolvidables y armonías vocales tan elaboradas que parecían de otra época. Sus conciertos eran buenísimos, sonaban aún mejor que en sus discos. Hicieron algunos de los mejores videoclips de todos los tiempos. Y tienen un nombre perfecto, sacado de Barbarella, película pop "de culto" con una enorme dosis de camp. Para mí, Duran Duran marcan los años 80, aunque su periplo musical sea de mayor alcance y recorrido. Dejo como aperitivo el video de "My own way", de su segundo álbum, Rio, en la versión "disco" que hicieron para el sencillo. Sobra el loro y la temática española es algo cargante. Pero menudos arreglos de cuerda. Menudo estribillo. Qué subidón.

4 comentarios:

Polo dijo...

¡Glubs! Speechless me hallo por la dedicatoria y por el resto del arñiculo.

Lo que más ilusión me hace es que vaya a a haber varios textos sobre Duran.

"My Own Way". Yo también sentí que se abría un mundo nuevo. De ganas de vivir, de arrogancia, de epatar.

La portada del single es muy chula: motivo taurino en blanco y negro.

El video me gusta, claro. Parece que mandan Simon y John, los guaperas oficiales. Es verdad todos que eran insultantemente guapo y encima eran una boy-band compositora.

El loro no me molesta. Prefiero la versión que aparecía en el álbum (sobre todo, por la parte final) y que también venía en la cara B del mazi de 'Río', pista que acabé pulverizando de tanto ponerla.

Sí, Duran Duran tienen mucho más alcance y recorrido. La vergúenza que uno tuvo que pasar para admitir que le encantaba un grupo para niñatas...

Ahora salen The Killers, Franz Ferdinand y Fisherspooner -muy apañaos todos ellos- diciendo que Duran Duran son su gran influencia. Por fin.

...Y muchas gracias.

theodore dijo...

Yo también soy devoto de Duran. Nunca fui muy fans aunque me gustaban mucho (hasta 1988 para mí estaban Depeche Mode y después, el resto del mundo musical, desde Donna Summer hasta Stravinsky). Estuve tentado de abandonarlos cuando Notorious....and then came Polo. Me hizo verlos y comprenderlos con toda su profundidad, exquisitez y petardismo. Y gracias a él llegué a ser devoto y fans y todo lo demás (Skin Trade, que fue la causante de mi crisis duranera con ese toque funky y ese falsete, acabó convirtiéndose en una de mis favoritas). Nunca le estaré lo suficientemente agradecido.
Sing Blue Silver!

Breckinridge dijo...

De nada, Polo, es un placer. Ya iré contando mis vicisitudes duranitas, pero a mí también me molestaba que se les encasillara como una boy-band y a Spandau Ballet (que hay que ver lo mal que evolucionaron y cómo terminaron) se les veía como músicos serios.

Theodore,gracias por los múltiples comentarios. A mí Skin Trade me sigue sin convencer del todo, sobre todo por el falsete. Pero Notorious me disloca. Ya lo contaré, pero Chic y Duran son mis referentes musicales. En Notorious se juntan, y se completa el círculo perfecto. Y con Stravinsky tengo tantas dudas... pero lo dejo para otro día, que hoy no me da la cabeza.

Polo dijo...

Gracias a loR doS.

'Notorious' es un caso aparte; parece que me paga Nick Rhodes, pero es que a mí tambien me disloca.

En el disco hay gemas más o menos escondidas: la letra de "A Matter of Feeling"; el funky de "So Misled"; la solemnidad de "Winter Marches On"; la perfección de "American Science"; la pretenciosidad de "Vertigo" (Ejecuta la Demolición, como lo traducía LA SuperPop)...

Hay un álbum mediopirata de remezcas de canciones de 'Notorious' llamado 'Mastermixes'.
Muy recomendable.

Lo más interesante es que, mientras grababan 'Notorious', se estaban tirando los trastos (y el maquillaje) a la cabeza.

¡Y las portadas de los singles! La de 'Sin Trade' era un "bonito" (Nick Rhodes dixit) culo.

Mejor me paro, que, con Duran, voy a monopolizar tu blog...