sábado, 31 de enero de 2009

Mitos Eróticos: los absolutos

Todo lo bueno llega a su fin. Y todo lo malo también. La serie de mis mitos eróticos va cerrándose. Hoy toca hablar de los absolutos, los que estuvieron, están y estarán en mi panteón de favoritos. Hablo en masculino porque de hombres se trata. Hay mujeres absolutas, por supuesto, pero son demasiado, digamos, evidentes. De las que le gustan a todo el mundo. Y dije al principio que evitaría en lo posible señalar a bellezas sin discusión y me centraría en lugares menos comunes…

Pero no es tan fácil. Si alguien se lee mi perfil verá que entre mis películas favoritas están “Key Largo”, de John Houston, y “Designing Woman” (“Mi desconfiada esposa”, formidable título en español) de Vincente Minelli. Tienen en común que están protagonizadas por la más guapa, la de los ojos más profundos, la de la melena más espesa y bonita. La absoluta.


Cuando filmó KeyLargo, Lauren Bacall tenía 19 años y era ya una mujer hecha y derecha. Intentemos encontrar alguna actriz (o cualquier mujer) que tenga hoy 19 años y que luzca de este modo, en plenitud de su belleza, madura y sin miedo a vivir y expresar sin tapujos su sexualidad.

Muy distinta es mi otra mujer absoluta, más niña, más andrógina, más ambigua y sin embargo irresistible en muchas de sus encarnaciones. Por algún motivo, Holly Golightly (y no, querida Stanwyck, no era un chico, era todo mujer) es un referente femenino para muchos hombres homosexuales, para mí desde luego lo es. Aunque me quedo con la Audrey Hepburn de las películas de Stanley Donen, ya sea “Funny Face” (bajando las escaleras del Louvre con la victoria de Samotracia a sus espaldas) o “Charade”.


Ya lo he dicho antes, me gustan las mujeres hechas y derechas, no las niñatas. Pero me estoy desviando, que yo de lo que quiero hablar es de hombres y como me despiste se me va a colar una foto de Lana Turner en “Imitation of Life”.


Vaya, se coló. Divina, ¿verdad? Perfecta. Pero ya está bien de mujeres. He puesto tres, pues pongo ahora tres hombres. Los absolutos. Mis absolutos. Aquéllos ante quienes me rindo.



Hay algo misterioso en Steve McQueen. Es difícil encontrar fotos suyas en las que sonría, siempre parece estar enfadado, apesadumbrado, siempre parece estar ocultando algo. Me fascina “Bullit”, una película con una banda sonora extraordinaria en la que no pasa casi nada, en el fondo es una excusa para la famosa escena de la persecución de coches por las calles de San Francisco y para que McQueen exhiba todo el cool, que era mucho, que rezumaba por todos sus poros.



Fue un prototipo de hombre moderno cuando ya había terminado la época dorada de Hollywood. Los Rock Hudson, James Dean, Montgomery Clift eran versiones actualizadas de los galanes de las décadas de oro del celuloide. McQueen era el hombre nuevo. Duro pero misterioso. Callado y amante de los coches. Y también, si hacemos caso de los rumores de los años 60, gustoso de darse un buen revolcón con otro tío de vez en cuando. Por variar, imagino. Y ello a pesar de su amor por la guapísima (aunque bastante cursi) Ali McGraw, con quien hacía una pareja estupenda.


Siempre afirmo que lo mío no son los hombres rubios, aunque ninguno de los tres de mi lista definitiva sea moreno. El siguiente, Bruce Willis, me gustaba cuando aún tenía pelo y hacía las aceras chapuceando con Cibyl Sheperd.


Pero me empezó a volver loco cuando dejó de disimular y lució sin complejos, en Pulp Fiction, su bellísimo cráneo calvo.


En realidad lo que me seduce de Bruce Willis es la media sonrisa canalla, la que despliega en todas sus películas, las malas y las malísimas. Es una sonrisa que puede llevar al huerto a cualquiera. Tengo que reconocer que por Bruce Willis he caído en eso que Theodore, en una entrada reciente de su excelente blog, llama "guilty pleasures", secretos inconfesables pero enormemente placenteros. Lo confieso: he visto "Armaggedon" más veces de lo que cualquier persona medianamente decente e inteligente puede y debe admitir. Pero es que me resulta irresistible, qué le voy a hacer, a pesar de su vena patriótico-republicana tan penosa como trasnochada, o a pesar de haber elegido tan mal a sus mujeres (porque Demi Moore ahora tiene un pase pero cuando estaba con Bruce era lo peor). Tiene, finalmente, algo de lo que pocos pueden presumir, y es que está envejeciendo de maravilla.


Termino con mi tercer absoluto, del que sólo pongo una foto. Y eso que hay muchas, muchísimas fotos suyas en internet que cualquiera puede encontrar con un golpe de Google, pero si las cuelgo me cierran el blog, o me ponen un "warning" al inicio, que es algo que no me apetece mucho la verdad.


No soy gran usuario o consumidor de porno (eso decimos todos, ¿verdad?) pero fue en una película porno, llamada "Eruption" y filmada en paradisíacas playas de Hawaii donde descubrí a Dean Coulter, quizá el hombre que más se acerque a mi ideal absoluto. La foto no le hace justicia, no se aprecia su cuerpo esculpido. Ni su culo, que sólo tiene comparación en los de los relieves del altar de Pérgamo, tallados en mármol por artistas griegos que sabían lo que se traían entre manos (y cinceles) hace más de dos mil años. Pero sí se puede comprobar en la foto esa expresión de niño feliz mezclada con el saber hacer de un hombre adulto y experimentado, mezcla que es lo que lo hace, a mis ojos, irresistible. En la escena inicial de la película "Eruption" el bueno de Dean retoza con otro maromo de cuerpo tan imposiblemente bello como el suyo en una playa de arena blanquísima, frente a un mar de un azul inexistente. Hay un momento en que ambos se pasean, cogidos de la mano, por la playa, empalmados o, por decirlo más bonito y como habría escrito Matthew G. Lewis, en pleno vigor de su virilidad, y se besan y abrazan. Es un momento precioso, de una ternura que nunca se ve en el cine porno. Luego se ponen a follar y se acaba la ternura, claro, pero en ese instante previo Dean Coulter es un niño en el cuerpo de un hombre, todo amor y devoción. Buscando fotos suyas para esta entrada leí en algún lugar que hace ya unos años se retieó del cine, se casó con otro chico y montó un negocio de jardinería, que es a lo que se dedican juntos. Que final tan bonito para un chico tan guapo. Espero que le dure la felicidad.

No terminan aquí los mitos eróticos. Hay muchos más. Como dije en la primera entrada los verdaderos son los más anónimos, los que se ven por la calle, en aeropuertos, en restaurantes, en playas, en cualquier ciudad del mundo. Esos que uno ve, escucha o como mucho huele, pero nunca toca. Ya lo decía entonces y lo digo ahora: si se tocan dejan de ser mitos. Y dejan de interesar.

8 comentarios:

coxis dijo...

Audrey... Siempre sale nuestra Audrey (Lauren Bacall no me parece tan erótica, me atrevo a decir...)
Pero Lana en "Imitación a la vida" está estupendísima (¿y no dices nada de John Gavin? Todo un señor...)
Desconocía que Steve McQueen había jugado en los dos equipos, a decir verdad es un señor que no he considerado mito erótico (como ves no nos vamos a pelear por ellos...) Rock Hudson me parece mucho más erótico-festivo, tiarrón tiarrón
Confieso que he visto Jungla de Cristal (la primera) varias veces sólo por ver a Bruce Willis...
Y el actor porno reciclado en jardinero y felizmente enamorado lo desconocía (pero buscaremos algo para verlo en acción, vista la foto...)

Me hace mucha ilusión dedicar a gente entradas, me gusta hacer feliz a gente que disfruto leyendo (será que tengo algo de Hado Madrino frustrado)

Buen domingo

Breckinridge dijo...

Muchas gracias, coxis, sobre todo por decir que disfrutas leyédome. Uno nunca sabe de verdad si se aprecia. De veras que con tu dedicatoria (y este mesaje) me has hecho muy feliz.

Rock Hudson. Ése sí que es absoluto, pero no lo he puesto porque nos gusta a todas y todos. Aunque por qué Audrey sí y Rock no. Pues no lo sé. Algo me dice que no voy a cerrar aquí la serie de los mitos eróticos.

Besos!

theodore dijo...

Agradecido, sonrojado y emocionado por su cita, señor Breck. Comparto absolutamente sus absolutos (valga la "refulgencia"). McQueen (sexy hasta el dolor)y Willis (qué me dice de su culo en el plano secuencia de Pulp Fiction con la cámara siguíéndolo) son también dos mitos lúbricos de mi vida. Del jardinero no tenía noticia, pero le agradezco infinitamente el descubrimiento.
En cuanto a las mujeres, la cosa cambia. Bacall me parece bellisima y Lana muy turgente pero no me despiertan mucho morbo. Y a la Hepburn le tengo un poco de manía (saturación icónica expositiva, si es que tiene sentido este concepto) y además era demasiado flaca. Yo soy más de carnes (Raquel "BreckrinWelch", Julie Christie, incluso Bo Derek como guilty pleasure). Rock tampoco me decía mucho.

Y sí, se disfruta leyéndole y se le aprecia mucho. Pero mucho, mucho. ¿De verdad lo dudaba?

Breckinridge dijo...

Gracias Theodore. Coincido con el buen culo del Sr. Willis, sí señor. Es una de mis guilty pleasures. Y comprendo las dudas sobre Audrey, a mí hay cosas suyas (My fair Lady, la película de la monja) que me cargan, pero me parece una monada.

Y sí, siempre dudo, me sorprende de veras que a alguien le interese lo que escribo. Escribo en el fondo para mí mismo, muy pocos de mis amigos conocen la existencia de este blog y de esos pocos son dos o tres los que lo leen, y estoy enormemente agradecido a los desconocidos y nuevos amigos del ciberespacio que le encuentran interés a las cosas que tengo que contar. Gracias de verdad.

theodore dijo...

Por cierto, cuando leí tu entrada la primera vez ví "Mitos Eróticos: Los ABUELOS". Quedeme estupefacto. Y me partí de risa yo mismo mismamente, tanto que cada vez que vuelvo a entrar, vuelvo a leer lo mismo :-D

Breckinridge dijo...

Jajaja. Reconozco que siempre me han gustado mayorcitos, pero tanto como abuelos. Me encanta que pienses que pueda hacer una entrada con ese nombre.

Pandora dijo...

Steve McQueen, completamente de acuerdo. Bruce? Tiene su punto... Pero el Dean Coulter este??? por favor!! Guapooooo?? Pero si tiene cara de donut, ojos de madero (no de poli, sino sin brillo en la mirada) y pinta de obrero metalúrgico, pero sin morbo.
El absoluto de los absolutos: Marlon Brando.

Breckinridge dijo...

Marlon es mega-absoluto, sobre todo cuando engordó (jejejeje), pero al igual que Rock Hudson, es demasiado evidente, hay que rebuscar algo más. Y Dean Coulter es para comérselo. y sin patatas.