lunes, 27 de octubre de 2008

Mitos Eróticos. Morgan Fairchild


Tengo que hacer una confesión. No es bueno dejar que las cosas se queden en el armario, hay que salir de él. Por eso, aquí, ante mis queridos lectores, voy a confesar mi secreto más íntimo.

Tengo tendencias heterosexuales.

Es algo que sé desde pequeñito y aunque he luchado contra ellas denodadamente, siempre ha sido en vano. Y es que no lo puedo evitar. Cuando veo algunos especimenes femeninos se me despierta la libido y me pongo muy burro. Desde mi más tierna edad, consciente de la perversión que me invadía y que amenazaba con arruinar mi vida y la de aquéllos que me rodean y me quieren, quise que mi familia me enviase a un centro de reeducación sexual para frenar esas tendencias tan nefastas, tan condenables, tan feas. Pero no hubo manera, no se daban cuenta de nada y me dejaron crecer tan normal. Para añadir leña al fuego, y al igual que a nuestro ex presidente del gobierno, a mí me gusta la mujer-mujer. Nada de marimachos en pantalones. Eso se lo dejo a otros. A mí lo que me va es el tacón, la laca de pelo y de uñas, las sesiones de peluquería interminables, la ropa bien ceñida marcando curvas, los escotes de vértigo, el estampado de leopardo. El modelo putón, vamos. Sin ánimo de ofender.

Morgan Fairchild, reina de la televisión basura (la de verdad, no ese sucedáneo que nos dan ahora) era dueña de mis sueños post-adolescentes más húmedos e inconfesables. Barbie hecha carne y hueso, famosilla de medio pelo que nunca hizo nada de relieve pero era conocida de todos, se adelantó dos décadas a la tendencia estética actual, marcada sin duda por años de brega de drag queens y transexuales, de una feminidad exagerada, recauchutada, sin complejos. La Fairchild intervino, ente otras joyas de los años 80, en "Dallas" y en "Falcon Crest" como artista invitada y protagonizó dos series olvidadas… por algunos. “Flamingo Road” elevó temperaturas con escenas tórridas. Y “Paper Dolls”, monumento camp y, como Morgan, adelantada a su tiempo, nos dejó unos crédito de apertura inolvidables. Ambas series duraron poco en pantalla, una temporada escasa. Como diría la propia Morgan, las palomitas gustan a todo el mundo, pero el caviar sólo a unos cuantos.



Quien no vea los paralelismos con "Melrose Place" (Racine, el personaje de la Fairchild, es la precursora de Amanda, interpretada por otra de mis musas mujer, Heather Locklear, también superviviente de los grandes culebrones de los 80, que participó en "Dinastía") es que no ha visto mucha televisión. "Sex and the City" no habría existido sin estas Muñecas de Papel. Ojo al reparto, entre ellos: Lloyd Bridges, ya jurásico, haciendo jogging metiendo la tripa; Dack Rambo, chulazo de impresión que desgraciadamente murió no mucho después de sida; Mimi Rogers, la primera señora de Cruise, gran bellezón a pesar de su mandíbula de bulímica; Nicolette Sheridan (sí, Edie Britt en “Desperate Housewives”, 25 años y mucha cirugía antes) en su primer papel. La trama importa poco: básicamente folleteo, abuso de poder, de sustancias y aprovechamiento de menores sin escrúpulos en el mundo de la moda. Todo muy inocente.

La Fairchild tiene en su haber varios momentos televisivos inolvidables: fue la novia de Sandra Bernhard en una par de episodios de “Roseanne”, formando la perfecta pareja butch-femme; y fue la madre de Chandler Bing en “Friends”, algo que en sí no tendría tanta relevancia si no fuese porque el padre del bobo de Chandler era Kathleen Turner. Gran momento camp (lo siento, me repito) de una serie algo tonta. Ya más en serio, a Morgan Fairchild le honra haber sido una de las primeras personalidades de Hollywood que se tomó en serio la lucha contra el sida, cuando la enfermedad aún no tenía nombre. Ella misma cuenta que empezó a ver morir a su alrededor a amigos suyos, hombres jóvenes y saludables que sólo tenían en común que eran homosexuales. Y supo que ahí había algo raro, que tenía que ayudar y se puso manos a la hora. Hoy sigue en ello.

Me encanta la foto que he colgado de Morgan Fairchild al principio de este post. Lo digo en serio, me sigue resultando muy atractiva. Si uno va a su página web puede comprobar lo bien que se ha conservado, es realmente impresionante. Claro, que es la ventaja de haber sido de plástico desde el principio. De plástico pero con un corazón (y unas tetas) de oro.

11 comentarios:

PasaelMocho dijo...

Morgan es mucha morgan, y muñecas de papel es totaaaaal (a pesar de que Mimi Rogers iba de supermodelo retirada). No te dejes a Brenda Vaccaro. Una pregunta que siempre me ha corroído internamente: ¿era Nicolette Sheridan (Taryn Blake) la chica de los patines del anuncio de Martini que se metía en un ascensor?

Por cierto, que la última vez que vi a Morgan fue en un teleflín marica: clic.

En Falcon Crest se la cargaron en el terremoto, que iba en el coche con Greg Reardon. Gracias por recordarla, ains.

Breckinridge dijo...

Gracias a ti, Mocho! Morgan era lo más, tan de plástico y tan divina a la vez. Brenda Vaccaro siempre me puso algo nervioso, por eso la he dejado fuera. Y no había pensado lo de Nicolette=chica Martini en patines, pero es posible. Investigaré. La tía tiene más años que la tos, como Farrah Fawcett, que salía en la versión cinematográfica de Myra Breckinridge.

Lo del terremoto de Falcon Crest fue casi tan bueno como el sueño de Pamela Ewing con Bobby después de habérselo cargado. ¿Por qué no se hará ya tele así?

coxis dijo...

¡Muñecas de Papel! La daban después de comer, si no me falla la memoria. Me encantaba esa serie, incluso a una profe del instituto que iba muy cardada la llamábamos Racine en homenaje a la gran Morgan.

Me ha encantado el post.

Breckinridge dijo...

Gracias, gracias, Mr. Coxis. Lo increíble de esta serie es que sólo tuvo una temporada y, por lo que veo, la recordamos unos cuantos. Otras series de seis y siete temporadas han pasado al olvido muy rápido. Claro, que los Ángeles de Charlie sólo tuvo, creo dos temporadas, a la tercera la retiraron por falta de audiencia, y entonces no había competencia de TV por cable.

PasaelMocho dijo...

Meeec: Ángeles de Charlie tuvo 5 (lo acabo de mirar, no sabía si eran 4 ó 5, no soy tan friki).

Lo que pasa es que nadie se acuerda de Shelley Hack o Tanya Roberts.

Breckinridge dijo...

Cierto, Mr. Mocho, hasta Cheryl Ladd parece haber sido olvidada. Merecidamente, por supuesto (yo de las sustitutas sólo salvo a Tanya Roberts).

En realidad lo que yo quería decir es que Farrah Fawcett duró una temporada y media. Para mí, los Ángeles son Farrah (y eso que mi favorita era Kelly), no soporto las formaciones posteriores del trío, ya sin ella. Hace no mucho vi un episodio salvaje, "Angels in chains", en el que las meten a las tres en la cárcel, donde hay una celadora lesbiana mala, mala, mala. Sale Kim Basinger muy jovencita. De lo mejor, seguro que está en YouTube.

coxis dijo...

menudo argumento! Salen recogiendo o cultivando patatas y luego en la mazmorra hay vestidos de cocktail para "agradar" a los ricos hacendados de la zona. E incluye el famosísimo momento de Farrah, el de "que no soy un yo-yo"

ah! Y mi ángel favorita siempre fue Jaclyn Smith, guapísima!!!

Breckinridge dijo...

Cultivaban patatas con gran afán, Mr. Coxis, y hacían la gala "polvo de estrellas" con sus trajes largos. Jaclyn Smith era la más guapa, sin duda. Kate Jackson tenía un punto marimandón (y marimacho) que noe ra de mi agrado, pero es la que mejor ha envejecido. Pero la serie era de Farrah y su pelo. Hay que admitirlo, eso es lo que ha quedado para la posteridad.

theodore dijo...

La verdad está en Morgan Fairchild. Qué tía. Yo adoraba Flamingo Road (Lute Mae y Lane Ballou, vaya personajas), Morgan siempre estaba radiante y tan perversa. Y tan perfecta, tan Dental White. Y qué buena la cabecera de P.Dolls, aunque la serie apenas la recuerdo. ¿Es lo más marica que se ha hecho en TV, tal vez? Si hasta sale Richard Beymer!!

Yo también prefería a Jaclyn, pero Farrah Fauces era mucha Farrah, y es la que ha quedado como icono de toda una época.

Por cierto, para cuándo un post de Jacqueline Susann?

Breckinridge dijo...

Jacqueline Susann!! Mr. Theodore, sobrevalora Ud. mis capacidades. Incapaz sería de atreverme con el valle de las muñecas, yo me quedo en lo "trash", lo serio se lo dejo a otros. Pero quizá me ponga y lo intente...

"La verdad está en Morgan Fairchild". Lapidario. Y no, "Paper dolls" no es lo más marica que se ha hecho en televisión. Hay un episodio de Vacaciones en el mar con diseñadores de moda (Gloria Vanderbilt, Halston, Geoffrey Beane) que gana por goleada. está en YouTube, pero ahora no lo encuentro, espero que no lo hayan borrado.

Gracias por el comentario (nunca tuve dudas de que este sería mi post más popular... por el momento)

Manuel Sánchez de Nogués dijo...

Y de Kathleen Turner, ¿qué? También es mujer, mujer, aunque me parece que no está envejeciendo muy bien